Medicina estética


Toxina botulínica


La toxina botulínica, comúnmente conocida como Botox, es un fármaco que reduce la actividad de los músculos que generan las arrugas que llamamos de expresión, es decir, aquellas arrugas que se producen por la acción excesiva de ciertos músculos que aumentan su actividad durante el envejecimiento.

¿En qué consiste?

El tratamiento consiste en pequeñas inyecciones en el tercio superior del rostro prácticamente indoloras. Se empiezan a notar los resultados en las siguientes 48-72 horas siendo a los 10 ó 15 días cuando tendremos el máximo resultado.  

Beneficios

Al relajar los músculos se consigue atenuar todo tipo de arrugas y líneas de expresión, consiguiendo un aspecto más descansado y rejuvenecido.

Indicaciones

  • Suavizar el entrecejo o líneas glabelares.
  • Mejorar las arrugas de la frente.
  • Aplicado en el contorno del ojo consigue rejuvenecer la mirada, prevenir la caída del párpado y atenuar las patas de gallo.