Medicina estética


Carboxiterapia


La carboxiterapia consiste en la utilización de CO2 con fines terapéuticos y estéticos por vía subcutánea o transcutánea.

¿En qué consiste?

Es un tratamiento rápido y sencillo de aplicar. Se inyecta de forma subcutánea o transcutánea, mediante unas agujas muy finas, a través de un equipo especial que permite controlar la presión, la velocidad de flujo, el tiempo de inyección del CO2, así como monitorizar la dosis administrada. El gas difunde rápidamente a los tejidos adyacentes.  Apenas tiene efectos secundarios, a excepción de un ligero enrojecimiento de la piel que desaparece a los pocos minutos. Para lograr los efectos deseados son necesarias varias sesiones.

Beneficios

Está indicado para tratamientos corporales donde se busca la eliminación de la celulitis, grasa localizada y la reducción de volumen.

1. La vasodilatación conseguida activa la microcirculación, permitiendo una mayor oxigenación de la piel, mejorando el tono de la piel y la cicatrización.

2. Activa también la combustión de grasas y la eliminación de toxinas, con lo que se logra combatir la celulitis, grasa localizada y, por consiguiente, reducir volumen.

3. Gracias al incremento de colágeno que genera, aporta turgencia a los tejidos corrigiendo:

  • Estrías
  • Flacidez de la piel

Indicaciones