Medicina estética


Acido Hialurónico


El ácido hialurónico es un componente fundamental de la piel. Con el paso del tiempo se pierde colágeno, elastina y ácido hialurónico. Además, debido a la reabsorción ósea y pérdida de grasa, el rostro envejece y pierde sus contornos.

El tratamiento mediante la inyección subcutánea y supraperióstica de ácido hialurónico de diferentes densidades, recupera los volúmenes perdidos realzando la belleza natural y disminuyendo las arrugas y surcos de una forma rápida, sencilla y eficaz. Además, consigue mejorar la flacidez de forma inmediata, si lo inyectamos en puntos específicos de nuestra anatomía facial.

¿En qué consiste?

El ácido hialurónico se inyecta de forma subcutánea mediante la utilización de agujas muy finas o cánulas de una forma sencilla, rápida y prácticamente sin dolor. 

Beneficios

Como una de sus principales funciones es la captación de agua, al inyectarlo bajo la piel, además de corregir volúmenes, mejorar surcos y arrugas, consigue crear una malla que mejora la hidratación y la elasticidad de la piel.

Indicaciones

  • Remodelación de labios.
  • Redefinición del óvalo facial y mejora de la flacidez.
  • Corrección de arrugas y surcos.
  • Mejora de la flacidez.
  • Recuperación del tercio medio del rostro y realce de pómulos.
  • Mejorar el estado general de la piel, aportando un aspecto saludable y jugoso.
  • Tratamiento de las ojeras.