Medicina estética


Ácido hialurónico


El ácido hialurónico es un componente fundamental de las células de la epidermis que termina por perderse con la edad. Se utiliza inyectándolo de forma subcutánea a distintas densidades en función de los requerimientos estéticos del paciente. A mayor densidad permite remodelar el óvalo facial, los labios y disimular arrugas y líneas de expresión. A menor densidad se utiliza para mejorar la hidratación y la elasticidad de la piel.

¿En qué consiste?

Mediante la utilización de agujas muy finas se inyecta de forma intradérmica en pequeños depósitos en la piel de la cara, cuello, escote y manos.

Beneficios

Como una de sus principales funciones es la captación de agua, al inyectarlo bajo la piel, consigue crear una malla que mejora la hidratación y la elasticidad de la piel eliminando arrugas y mejorando la flacidez de la piel.

Junto con la estimulación que los pinchazos ejercen sobre la piel, se consigue también un aumento de densidad dérmica que proporciona un aspecto sano y jugoso a la piel.

Indicaciones

  • Mejorar el estado general de la piel y las arrugas finas aportando un aspecto saludable y jugoso.
  • Mejoría de la piel del fumador.
  • Mejoría de las cicatrices o marcas de acné.
  • Reducción del poro.