Medicina estética


Test genético


El análisis genético que ofrece Vivanta realiza un estudio de las zonas del ADN del paciente donde se encuentran determinados genes relacionados con la asimilación de determinados nutrientes y de la respuesta a determinados estímulos.

A partir de la información obtenida se sacan conclusiones que permiten al médico pautar el tratamiento y dar las recomendaciones más oportunas al paciente.

¿En qué consiste?

El análisis genético que ofrece Vivanta está dividido en 6 secciones:

  • Intolerancia a la lactosa: ante una situación de intolerancia, determina si existe un componente genético o si se trata de una situación transitoria lo que permite establecer las pautas terapéuticas más apropiadas.

  • Intolerancia al gluten: la enfermedad celiaca consiste en una intolerancia permanente al gluten. Solo afecta a individuos que presentan determinadas variantes genéticas. Este test permite descartar la predisposición genética a la enfermedad celiaca, evitando pruebas invasivas e incómodas para el paciente.

  • Sobrepeso y obesidad: este test analiza los principales genes asociados al riesgo de obesidad con la finalidad de orientar al paciente sobre cuáles son los comportamientos más adecuados dada su condición genética.

  • Eficacia de la actividad física en sobrepeso y obesidad: estudio de las variantes genéticas que hacen que los individuos se beneficien más o menos del ejercicio físico en el control de peso.

  • Asimilación de la cafeína: las alteraciones en la asimilación de la cafeína están íntimamente ligadas a los efectos de la misma sobre el organismo. Este test analiza las principales variantes genéticas asociadas al ritmo de metabolización de la cafeína para ayudar al médico recomendar a pautas de consumo adecuadas.

  • Sensibilidad al alcohol: mediante este test se valora la predisposición genética del individuo a sufrir efectos negativos del alcohol (nauseas, mareos e incluso adicción alcohólica) con el fin de realizar las recomendaciones más oportunas.

Beneficios

  • Personalizar el tratamiento en función de la vulnerabilidad del paciente a una determinada circunstancia.
  • Establecer medidas preventivas en caso de considerarse necesarias.
  • Dar recomendaciones ajustadas a la respuesta de cada paciente.

Postoperatorio