Medicina estética


Braquioplastia


El lifting de brazos o braquioplastia es una técnica quirúrgica que se emplea para estilizar los brazos reduciendo los excesos de piel sobrante que se ha ido descolgando con el paso del tiempo. Esta caída de la piel se produce después de perder gran cantidad de peso y por envejecimiento.

¿En qué consiste?

  • El primer paso es realizar una valoración exhaustiva del paciente: historial clínico del paciente (alergias, medicamentos, historial…) y valoración del estado de zona del brazo.
  • El lifting de brazos se realiza en el quirófano de una clínica u hospital concertado. Puede hacerse bajo anestesia general u epidural.
  • La intervención consiste en una incisión, que se puede hacer en la zona interna del brazo muy cerca de la axila y se alarga dependiendo de cada necesidad.
  • Tras la cirugía, el paciente deberá permanecer en reposo, aunque no absoluto, y llevar un vendaje hasta que los especialistas le indiquen que puede retirarlo.
  • Se deberá evitar realizar esfuerzos físicos y movimientos bruscos para que la cicatriz no sufra daños.
  • Los puntos se retiran dos semanas después de la intervención.
  • Mientras el paciente tenga los puntos tendrá que ser más cuidadoso de lo habitual.
  • La recuperación de un lifting de brazos no suele presentar grandes inconvenientes y suele pasar rápido siempre que se sigan las indicaciones del cirujano.

Beneficios

  • Con esta cirugía se logra el equilibrio entre el tono y la tersura de los brazos.
  • Permite eliminar la flacidez y exceso de piel de los brazos.

Postoperatorio