Medicina estética


IPL o fotorejuvenecimiento facial


¿Qué es?

El fotorejuvenecimiento facial o IPL, consiste en la aplicación de pulsos de luz, que penetran bajo la piel, alcanzando temperaturas lo suficientemente elevadas para afectar las lesiones a tratar, pero respetando a los tejidos vecinos y a la piel, en un proceso llamado fototermólisis selectiva. Los restos de las lesiones dañadas son eliminados del tejido.

En función de la lesión a tratar y de las características de la piel del paciente, los pulsos de luz se aplican a distintas longitudes de onda y a distinta densidad.

¿Cuándo está recomendado?

El tratamiento con IPL se aplica en cara, cuello, escote y dorso de las manos, y se utiliza para:

  • Disminuir las manchas producidas por el sol, lentigo, y rojeces.
  • Reducir poros dilatados y cicatrices.
  • Combatir lesiones vasculares, rosácea y otros tipos de enrojecimiento de la piel.
  • Consigue estimular la producción de colágeno y elastina, aportando una mayor uniformidad y homogeneidad de la dermis.

¿Cada cuánto tengo que acudir a la consulta?

El número de sesiones de tratamiento y su frecuencia es muy variable, dependiendo del caso y de la intensidad de las sesiones.

Habitualmente suelen ser necesarias entre 2 y 4 sesiones, cada 3 ó 4 semanas. Tras la primera sesión se evalúa la respuesta del paciente y se valora la posibilidad de aumentar la intensidad de las sesiones.