900 923 923

¿Qué es la otoplastia? Beneficios y riesgos de esta técnica.


La operación de orejas, también conocida como otoplastia, es un procedimiento por el que se busca cambiar la posición, la forma o el tamaño de las orejas. No es una intervención muy conocida pero cada vez se recurre más a ella.

La otoplastia

Hay varios motivos por los que te puedes plantear realizar este tipo de operación. Puede ser porque te molesta la forma en la que las orejas te sobresalen de la cabeza, o bien si alguna de las dos, o ambas, tienen alguna malformación que te genera malestar físico o mental.

Lo cierto es que esta intervención se puede realizar a cualquier edad, siempre que las orejas hayan llegado a su tamaño definitivo, lo que suele suceder en torno a los 5 años de edad. Hay ocasiones especiales en las que se puede realizar a los 3 años.

Cómo prepararse para la intervención

Lo primero que tendrás que hacer es hablar con el cirujano plástico. En la primera consulta es probable que te realice alguna de las siguientes acciones:

  • Revisar tu historial médico. Es probable que tengas que responder varias preguntas acerca de tus enfermedades pasadas y presentes, especialmente aquellas infecciones que puedan afectar al oído.
  • Te realizará un examen físico. Es un punto importante para concretar cuáles serán las opciones del tratamiento. Te examinará las orejas, siendo posible que tome alguna fotografía.
  • Analizar tus expectativas. Tendrás que explicarle por qué te quieres someter a este tipo de intervención y qué resultados esperas obtener. Tienes que asegurarte de comprender todos los riesgos que se puedan presentar.

Antes del procedimiento

La otoplastia se puede realizar en un centro de cirugía ambulatorio o en un hospital.

Hay ocasiones en las que el procedimiento se realiza con anestesia local y con sedación para conseguir insensibilizar la zona que va a ser tratada. Hay otras ocasiones en las que se administrará anestesia general.

Durante el procedimiento

Las técnicas a utilizar varían en función del tipo de corrección que se vaya a realizar. La técnica que el cirujano seleccione será decisiva para determinar donde se realizarán las intervenciones y cómo quedarán las cicatrices.

Las incisiones se pueden realizar:

  • En la parte posterior de las orejas.
  • En los pliegues internos que existen en las orejas.

Después de las incisiones, es posible que el cirujano opte por retirar el exceso de cartílago y piel. Doblará el cartílago hasta conseguir situarlo en la posición deseada y lo fijarán con puntos. También te pondrán puntos para cerrar las incisiones.

Después del procedimiento

Los cuidados despues de una otoplastia, es decir, otoplastia postoperatorio, varían en función del tipo de corrección que se haya realizado.

Durante la otoplastia recuperación, hay muchas posibilidades de que sufras molestias, especialmente sensación de picazón por la zona. El cirujano te recetará analgésicos para reducir la molestia lo máximo posible. Si durante el tiempo que los estás tomando el dolor aumenta, no dudes en acudir a la consulta del médico para que pueda comprobar el motivo.

Es importante que, al menos durante las primeras semanas, evites dormir del lado operado, si es en ambos lo mejor es dormir boca arriba, para evitar ejercer presión sobre la zona. También es una buena idea utilizar camisas con botones o que tengas cuellos anchos para evitar rozarte al vestirte.

Pasados unos días de la cirugía tendrás que acudir a la consulta de cirujano para que te retiren las vendas. Cuando eso suceda, es probable que veas que tus orejas estén enrojecidas e hinchadas, no te preocupes, es normal.

La operación de orejas es una intervención quirúrgica que te puede ayudar a solucionar problemas estéticos que te puedan afectar. Si tienes cualquier duda, consulta con tu cirujano.

¿Necesitas ayuda?

Llámanos gratis al 900 923 923