Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad.
Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

Todo lo que debes saber sobre la abdominoplastia

Todo lo que debes saber sobre la abdominoplastia


10 enero, 2019

Todo lo que debes saber sobre la abdominoplastia

Abdomen, tripa, barriga, panza, vientre… el fruto de las desdichas de una gran parte de la población al mirarse al espejo tiene diversidad de nombres, pero todos nos llevan a lo mismo: un exceso de grasa acumulada en la zona abdominal que nos trae de cabeza. ¿Quién no ha soñado con unos abdominales marcados? ¿Con una tripa plana y tersa? En ocasiones, parece un sueño imposible de alcanzar. Por mucho que se ejercite la zona y por mucho peso que se pierda, tanto con dietas como con ejercicio físico, esa grasa no desaparece. No hay manera de deshacerse de ella. O mejor, no había manera hasta ahora.

Abdominoplastia en Vivanta

Antes de la abdominoplastia

Llevas un tiempo intentándolo, pero te está costando acabar con la barriga que tapa tus abdominales y has tomado la decisión de practicarte una abdominoplastia, una intervención quirúrgica para extraer el exceso de grasa del abdomen y devolver la tonicidad muscular a esa zona. Lo primero que debes hacer es descubrir si eres un candidato idóneo para la intervención quirúrgica, solo te lo puede confirmar un cirujano plástico, pero como mínimo es fundamental que goces de buena salud y que tengas en cuenta tus planes de futuro.

Esta operación es perfecta para aquellas personas que han ganado y perdido peso de forma muy rápida y, tras ello, han acabado con flacidez en los músculos abdominales. En el caso de las mujeres que han dado a luz, el hecho de haber tenido una cesárea no interfiere con la abdominoplastia, ya que la cicatriz de la primera no perjudica a la de la segunda. Sin embargo, para aquellas mujeres que piensan quedarse embarazadas más adelante no está recomendada. Tampoco para quienes tienen planes de adelgazar mucho en un futuro.

Los candidatos ideales son personas que están más o menos en su peso, no tienen problemas graves de salud y buscan deshacerse del exceso de grasa abdominal. También es una operación recomendada para aquellos que han bajado mucho peso y se encuentran con flacidez y exceso de piel en la zona de la tripa.

Durante la abdominoplastia

La duración del procedimiento es variable, depende de las características de cada paciente. Puede utilizarse anestesia epidural acompañada de sedación o anestesia general, para mayor tranquilidad del paciente. Lo más habitual, salvo en casos de abdominoplastia parcial, es que a la intervención le siga una noche de hospitalización, tras la cual el paciente podrá irse a casa. Por la zona que se trata, no estamos ante una operación excesivamente complicada. Consiste en eliminar el exceso de piel y grasa y reconstruir los músculos del abdomen tras una pequeña incisión en la zona baja del vientre.

Después de la abdominoplastia

La recuperación posterior puede durar varias semanas, también depende de las características de cada paciente. En los primeros treinta días se recomienda no realizar ejercicio físico fuerte y llevar una faja de compresión abdominal que ayude a reducir la inflamación y mantener los tejidos en la posición correcta. Es normal sentir ligeras molestias e hinchazón durante la primera semana que sigue a la intervención, pero nada que no pueda ser calmado con antiinflamatorios y con los pensamientos positivos que te invadirán al verte la tripa plana.


[ssba-buttons]