900 923 923

Presume de sonrisa con las carillas dentales


Una buena sonrisa es la mejor carta de presentación, esto es algo que todo el mundo sabe porque lo ha vivido en su día a día, ya sea al saludar a tu familia al despertarte por la mañana o al hacer la entrevista del que podría ser el trabajo de tu vida. Sin embargo, nuestra dentadura está expuesta a factores ambientales que la desgastan con el tiempo si no la cuidamos como es debido. En este post explicamos lo que son las carillas dentales, aclaramos los distintos tipos que están actualmente en el mercado y resolvemos las posibles dudas que puedan surgir.

¿Qué son las carillas dentales?

Son unas finas láminas que envuelven las partes visibles de los dientes, de tal manera que cubren las imperfecciones y muestran una sonrisa fresca y natural. Pueden estar hechas de diferentes materiales según las expectativas finales que tengas.

Son personales y se amoldan a la perfección a tu dentadura. Así consiguen una carilla articular convexa y redondeada en su justa medida, para que las molestias sean mínimas. Para ello, antes de nada, es necesaria una fase de preparación que consiste en un estudio estético de la sonrisa. Posteriormente, discutirás con uno de nuestros odontólogos especializados cuál es la opción que mejor se adapta a tu caso.

Una vez decidido el plan a seguir, enviaremos los datos a un laboratorio para que diseñe las carillas y te las podamos colocar. Una gran ventaja en este momento es que primero se colocan de manera provisional, así te puedes acostumbrar a ellas y valorar si estás satisfecho con el resultado estético. Pasado un tiempo, se fijarán las carillas para así cementarlas definitivamente.

Debemos remarcar que el proceso en ningún momento duele, ya que se usa una anestesia local.

Carillas de composite

Esta primera opción de material está hecho a base de composite, una mezcla de resinas sintéticas que permiten que sea un material con las propiedades adecuadas para su manipulación. Es cierto que no se tiene del todo claro que sean mejores que las de porcelana, pero sí que presentan unas ventajas que debes tener en cuenta para unos casos puntuales:

  • Al ser un material más sencillo de despegar de la dentadura, es muy buena opción para gente joven que no haya completado su crecimiento dental.
  • En caso de que quieras ponerte una carilla para ocultar un solo diente (por una fractura o tinción debida a antibióticos) es, sin duda, la mejor alternativa, ya que permite una amplia gama de colores para que así no se note el contraste con el color de tu dentadura natural.
  • Por norma general, es la alternativa más barata.

Por otra parte, hemos de tener en cuenta que, aunque la reparación es muy sencilla, el acabado se pierde con el tiempo.

Carillas de porcelana

Estas carillas, como indica el título, están hechas de porcelana, aunque encontramos varias opciones dentro de esta categoría que más adelante te detallaremos. La principal ventaja que presentan es que son mucho más resistentes que las de composite.

Del mismo modo, duran mucho más tiempo (10 ó 15 años) y apenas pierden color o calidad en el acabado con el paso del tiempo. Por otro lado, sus desventajas frente a su competidora son su precio elevado y la dificultad de reparación (se necesita un recambio específico que puede tardar un tiempo).

Ultrafinas

Actualmente son las más finas del mercado y permiten que no sientas tantas molestias al probarlas, ya que se acomodan muy bien a tus dientes. De hecho, a veces no es necesario limarlos para quitar imperfecciones y facilitar la adherencia.

No pienses que por ser más finas son más fáciles de romper, es más, son más resistentes que el resto de las opciones que hemos explicado. Hoy en día, son consideradas la mejor opción.

Zirconio

Estas carillas están hechas con una mezcla de porcelana y zirconio, lo cual proporciona un mayor grosor y opacidad. Solo las solemos poner en caso de que lleves una pieza de metal para fijar un diente dañado.

Se usan por que, debido a la opacidad que ofrecen, permiten ocultar mejor el metal. A pesar de ello, no son del todo recomendables, ya que logran un aspecto del todo natural y pueden notarse.

¿Necesitas ayuda?

Llámanos gratis al 900 923 923