900 923 923

Cómo reducir la flacidez en los brazos


¿Te ha pasado alguna vez que al mirarte en el espejo ves que parte del tejido de tus brazos cuelga? La flacidez de brazos puede estar provocada por el envejecimiento, cambios hormonales, una vida sedentaria, por mantener una alimentación inadecuada o por adelgazar de forma rápida. Es muy antiestética y, sobre todo en verano, puede que haga que te sientas mal. 

Podemos definirla como un descolgamiento de los tejidos que puede aparecer en los brazos, la parte interna de los muslos y el pecho. Este problema no se elimina rápidamente, por lo que si quieres atajarlo debes ponerte en marcha cuanto antes y atender a las siguientes pautas y consejos. 

La flacidez en los brazos y su tratamiento 

Al estar producida por una falta de tono y firmeza en los tejidos, podemos afirmar que los brazos flácidos se deben a una combinación de factores, entre ellos la falta de proteínas. En concreto, el déficit de colágeno y elastina es esencial en su aparición, pues ambas proteínas sufren una merma con la edad. Por eso, a partir de los 35 ó 40 años podemos comenzar a percibir los primeros signos de flacidez en brazos y piernas porque el organismo va reduciendo la formación de estos componentes. 

Pero, además de la edad, como te hemos comentado hay más factores que influyen directamente, entre los que podemos enumerar los cambios hormonales y llevar una alimentación inadecuada, así como los cambios provocados por la menopausia.  

¿Qué hacer para luchar contra los brazos flácidos? 

Si quieres disminuir la flacidez de tus brazos, has de saber que la dieta es determinante. Nunca te olvides de llevar una alimentación equilibrada. ¿Qué dieta es ideal para ayudarte a recuperar los tejidos? Debes elegir alimentos ricos en micronutrientes como el omega 3 y en colágeno, que te aporte vitamina C y minerales como el zinc, azufre y selenio. Pero, además, nuestro consejo es que te hidrates abundantemente para que tus tejidos, músculos y piel tengan suficiente agua para afrontar las actividades diarias.  

Y, como habrás pensado, practica algún ejercicio aeróbico como caminar, nadar, correr o subir escaleras. Para los brazos puedes realizar tablas de ejercicios diarias de fortalecimiento durante 10 ó 15 minutos. Pero, además del ejercicio físico, debes aplicar duchas de agua fría en la zona, ya que son tonificantes.  

Sin embargo, aún puedes hacer más por tus músculos y tu piel. Los brazos flácidos pueden mejorar mucho si aplicas cremas reafirmantes que ayudan a incrementar la tonicidad, la firmeza y la elasticidad. Si las aplicas a diario, te das un masaje y eres constante el efecto no solo será reafirmante, sino que la piel de esa zona rejuvenecerá visiblemente.  

¿Qué ocurre si no logras los efectos deseados con estos consejos? 

Como sabes, la flacidez, el descolgamiento y la pérdida de tono pueden mejorarse con tratamientos de medicina estética. No obstante, deben combinarse con los que te hemos comentado: cuidados de piel, hidratación, ejercicios, alimentación y cremas reafirmantes. Como, además, la flacidez no suele presentarse sola, en algunos casos es necesario eliminar celulitis o exceso de grasa en la zona. Por tanto, acudir a una clínica de estética puede ser la mejor forma de iniciar un plan personalizado contra la flacidez.  

Tratamientos específicos contra este problema 

Veamos algunas terapias efectivas que solo puedes recibir en clínicas especializadas: 

  • La mesoterapia es un tratamiento en el que se inyectan soluciones biológicas en la zona flácida para mejorar la circulación, oxigenar las células y disolver la celulitis. Además, estos combinados ayudan a eliminar toxinas y a reducir la retención de líquidos.  
  • Los hilos tensores en los brazos son una alternativa eficaz. Consisten en introducir hilos de sutura que se reabsorben por el tejido mejorando la tonicidad desde el interior. Producen un efecto lifting y, además, provocan la formación de colágeno.  
  • Lifting de brazos, especialmente indicado para eliminar el exceso de piel descolgada. Es una intervención quirúrgica que despega la piel de la zona y  realiza una tracción sobre ella, de forma que elimina la piel sobrante. Se practica bajo anestesia local y sedación. Habitualmente, el mismo día el paciente es dado de alta y sigue la recuperación en su domicilio. 

Como ves, la flacidez de brazos es un problema evitable, solo tienes que ponerte en marcha y buscar la mejor combinación de soluciones.  

¿Necesitas ayuda?

Llámanos gratis al 900 923 923