900 923 923

Ortodoncia infantil: ¿Cuándo empezar?


A la hora de decidirse por un tratamiento de ortodoncia infantil, una de las primeras cuestiones es cuándo empezar a aplicarlo. Para decidirlo, hay que tener en cuenta varios factores: lo que se recomienda con más frecuencia es empezar cuando la dentadura definitiva ha remplazado a la de leche, pero hay algunas excepciones como verás a continuación.

La edad a la que puede iniciarse la ortodoncia infantil es tan temprana como a los 3 años. Sin embargo, has de saber que esto sólo es recomendable en algunos casos excepcionales, con unas indicaciones muy precisas y que dependen de la evaluación de cada caso.

Ortodoncia temprana en niños

La Sociedad Española de Odontopediatría desaconseja el uso del chupete o chuparse el dedo más allá de los 2 años. Estos hábitos pueden producir maloclusión en el adulto, con una mordida abierta o cruzada. Los aparatos miofuncionales o pantallas orales están destinados a modificar la percepción de la cavidad oral y son útiles para suprimir estos hábitos de tu niño si se usan entre los 3 y los 6 años.

Otra indicación es la falta de una pieza dental en el niño por ausencia, caries o un traumatismo. Esto puede generar falta de espacio y alineación defectuosa del diente definitivo por aproximación de los dientes adyacentes. Esta situación mejorará con con aparatos removibles que usará durante la noche y algunas horas en el día para mantener el espacio abierto.

Ortodoncia funcional o interceptiva

El crecimiento de los maxilares está determinado por factores que lo estimulan o lo inhiben. Este tipo de ortodoncia se practica entre los 7 y los 11 años para intervenir de forma temprana, modificando el crecimiento de las estructuras craneofaciales.

Esto depende de que en el niño se determinen de forma temprana factores como el paladar estrecho, que son predisponentes para sufrir una maloclusión severa posteriormente. Generalmente, este tipo de ortodoncia se utiliza cuando la dentición es mixta y coexisten dientes temporales y permanentes. La posición de los dientes se corregirá en una fase posterior.

Algunos de los aparatos que se utilizan en la ortodoncia para niños pueden ser extraorales. Con ellos se corrigen problemas que pueda tener tu hijo, tales como la funcionalidad de la cavidad oral y la estética facial.

Después de los 12 años, una vez que el crecimiento de los huesos de la cara de tu hijo se haya corregido, se pasa a la siguiente fase. Cuando todas las piezas de la dentición definitiva han erupcionado, se le puede hacer una ortodoncia correctiva para adecuar la posición de los dientes.

Ortodoncia de los dientes permanentes

Entre los 12 y los 18 años es cuando se colocan los aparatos para dar a los dientes la posición que tendrán en el adulto. Puede utilizarse la ortodoncia convencional con aparatos fijos para enderezar o rotar las piezas dentales. Los brackets permitirán la colocación de un alambre que se tensa progresivamente. En estos casos es importante que el menor extreme la higiene de la cavidad oral usando una buena técnica de cepillado. Los cepillos deben ser de cerdas suaves para alcanzar los rincones entre los aparatos y los dientes.

La técnica con férulas de poliuretano termoplástico transparente para adolescentes, también conocida como ortodoncia transparente o invisible les permite retirarlas momentáneamente para comer y cepillarse. Estas férulas se cambian cada 15 días según evolucione la posición de los dientes.

Conocer el tratamiento de ortodoncia infantil más adecuado y cuándo empezar a aplicarlo es una tarea para profesionales de gran experiencia. ¡No dudes en consultar con los odontólogos de Vivanta cuál es la mejor opción para tu caso particular!

¿Necesitas ayuda?

Llámanos gratis al 900 923 923