900 923 923

Cirugía del mentón, la gran desconocida


La mentoplastia es una de las cirugías que está logrando mayores índices de popularidad en las clínicas de medicina estética. Dado que consiste en mucho más que en operar la barbilla, en las siguientes líneas pasamos a describirte en qué consiste y a explicarte cómo consigue mejorar tu imagen.

¿Qué es la cirugía de mentón?

Es la operación que se lleva a cabo para lograr cualquiera de estos 3 resultados:

  • Aumentar el volumen del mentón para marcar más la expresión. En este caso, se implanta una prótesis a medida de silicona, o de tu propio tejido, con el objetivo de lograr un rostro armónico y más equilibrado.
  • Suavizar el mentón. Se procede al lijado del hueso o a acortarlo para afilar tu expresión facial.
  • Combinar los dos resultados anteriores o corregir anomalías causadas por un traumatismo o por la deformación de la mandíbula

¿Hay que someterse a alguna prueba antes de la operación?

Sí. Antes de entrar en el quirófano de una clínica especializada, el cirujano deberá realizar una serie de pruebas diagnósticas (radiografías y resonancias dependiendo del caso) para conocer cuál es el estado del mentón. Es importante mencionar que ha de evitarse siempre alterar la alineación de la mandíbula para mantener la mordida de la forma más correcta posible. 

Además, debes saber el tipo de operación que se te va a realizar y el resultado final que puedes esperar. Es en esta parte del proceso cuando debes formular todo tipo de preguntas para despejar cualquier duda que pueda surgirte sobre tu mentoplastia.

El cirujano que te opere ha de tener la experiencia necesaria para poder ejecutarla de forma efectiva,consiguiendo siempre un resultado acorde a tus necesidades. Es el cirujano plástico o maxilofacial el que debe decidir cuál es la cirugía más adecuada para mejorar tu imagen. 

¿Cuáles son los beneficios de la mentoplastia?

Aparte de fortalecer la imagen, en el caso de los hombres, o de suavizar la expresión, en el caso de las mujeres, es importante subrayar que los beneficios de esta intervención dependerán de tus necesidades y expectativas.

Por tanto, no se puede afirmar que haya una serie de beneficios concretos salvo los que quieras obtener tras pasar por el quirófano. La operación dura apenas media hora y no te dejará cicatrices demasiado visibles. El periodo de recuperación puede ser algo largo, pero el resultado final merece la pena gracias a que:

  • Lograrás aumentar tu autoestima.
  • El cambio de imagen, puesto que el mentón tiene una enorme importancia en la expresión facial.
  • El resultado es muy natural, por ello, no es tan fácil que alguien detecte que te has operado.
  • Es una de las cirugías estéticas más seguras y con menos posibilidades de complicaciones.
  • Sus efectos son duraderos dada las técnicas empleadas.

¿Cuáles son los cuidados que hay que tener en cuenta tras la operación?

Al ser una zona tan delicada, resulta esencial seguir las recomendaciones del cirujano entre las que se hallarán las que siguen: 

  • Evitar la actividad física durante el mes siguiente a la intervención.
  • No retirar el vendaje protector diseñado para evitar rozaduras o golpes en la zona.
  • Dormir con la cabeza elevada. Se recomienda el uso de almohadones. Además, tampoco se deben adoptar posturas en las que la circulación sanguínea en la zona no sea la más recomendable.
  • Esperar hasta lograr la evaluación del cirujano. Dependiendo de cada caso, es posible tener que someterse a sesiones de seguimiento hasta pasados tres meses de la intervención.
  • Es necesario que no te expongas a los rayos del sol durante las semanas siguientes a la operación.
  • No dejar de tomar la medicación recetada por el cirujano. Antiinflamatorios y antibióticos son los más aconsejados. Podrían complementarse con otros para acelerar la recuperación. 

Aclaración importante

Los cambios en el mentón no han de confundirse con las intervenciones en la mandíbula.. Es decir, el mentón puede verse afectado por una deformación de la mandíbula, pero cada problema ha de resolverse de forma independiente, pero siempre por parte de un especialista.

La popularidad de esta cirugía está más que justificada dados sus positivos efectos sobre la imagen de la persona. Al tratarse de una operación de estética de la que resulta muy fácil recuperarse, se postula como la predilecta frente a otro tipo de intervenciones.

La mentoplastia puede convertirse en la mejor solución para tu problema de imagen. No dudes en confiar en un cirujano experto que analice la idoneidad de esta intervención para lograr corregir tu expresión facial o las posibles anomalías de esta importante parte del óvalo facial. Solo en una clínica que te ofrezca todas las garantías podrás tener la total certeza de que tu operación será tan efectiva como te mereces.

¿Necesitas ayuda?

Llámanos gratis al 900 923 923