900 923 923

Doctores de Vivanta imparten charlas en centros de mayores para la prevención de afecciones bucodentales


Al llegar a la tercera edad es necesario seguir ciertas recomendaciones para disminuir algunas alteraciones en cuanto a la salud bucodental se refiere. Aunque exista el uso frecuente del hilo dental y un correcto cepillado con regularidad; se puede enfrentar algunos problemas debido a la toma de fármacos, el uso de prótesis dentales y diversos trastornos de la salud en edades más avanzadas.

Vivanta en su compromiso con el plan establecido de responsabilidad social corporativa, lleva a cabo charlas impartidas por sus doctores en centro de mayores y residencias con la finalidad suministrar información que sirva para la prevención de afecciones bucodentales frecuentes en pacientes de la tercera edad.

Las principales afecciones bucodentales en personas mayores de 55

Boca seca. Entre las personas mayores de 55 años existe un 40% que padece de xerostomía o boca seca. Se caracteriza por la disminución de saliva o un cambio en la composición bioquímica de la misma. Existen algunos medicamentos que causan resequedad en la boca, entre los que están los antihistamínicos, antihipertensivos, descongestionantes, diuréticos, antidepresivo, entre otros.

El mayor porcentaje de casos de boca seca se producen por los efectos secundarios de dichos medicamentos, sin embargo, hay enfermedades que también la pueden originar como la diabetes y algunas enfermedades autoinmune. Cuando disminuye el flujo de saliva, los dientes están más desprotegidos y se incrementa el riesgo a desarrollar caries, infecciones gingivales, infecciones periodontales y candidiasis.

Caries dentales o de raíz. Cuando las encías se retraen, las raíces de los dientes se convierten en propensas a las caries, debido a la exposición de la raíz del diente a los ácidos que origina la desintegración.

En las personas mayores de 55 años, se pueden seguir originando caries dentales o caries de raíz. Por ello, se recomienda mantener una correcta higiene bucal en la que se limpien los dientes, encías, superficie de raíces, garantizando la eliminación de placa y cualquier resto de comida.

Enfermedad de las encías. La enfermedad de las encías o periodontal es causada por las bacterias de la placa, la cual son las responsables de irritar, hinchar, enrojecer y causar sangrado en las encías.

En la tercera edad, la enfermedad de las encías es indolora hasta alcanzar una fase avanzada de la misma. Esta fase avanzada puede significar la pérdida de dientes, destrucción de encías, hueso o ligamentos que sujetan los dientes. Todos estos problemas son causados por no haber seguido hábitos correctos de higiene bucal.

Dientes sensibles. La sensibilidad dental aumenta con la edad, ya que al retraerse las encías, al desgastarse el esmalte, tener una grieta o fractura dental; son mayores las zonas que quedan sin protección y expuestas.

Los dientes sensibles generan molestia o dolor al tomar bebidas frías o calientes. Aunque existan en el mercado algunos dentífricos para mejorar la sensibilidad, lo más recomendable es acudir al odontólogo para que se valore si existe la necesidad de un tratamiento.

En pacientes mayores de 55 años, se presentan mayores problemas de salud oral en comparación con el resto de la población. Tener una buena salud oral, garantiza disfrutar de un mayor bienestar físico y mental.

En la prevención de afecciones bucodentales, es primordial mantener una correcta higiene oral diaria, en la que se incluya el cepillado, el uso de seda o hilo dental, cepillos interproximales y enjuagues bucales. Sin embargo, para los pacientes geriátricos siempre es importantes acudir al odontólogo al menos dos veces al año, con el fin de poder detectar a tiempo cualquier problema.

La higiene bucodental en pacientes con prótesis dental

Aunque se use una prótesis dental sea completa o no, la importancia de la higiene bucal sigue siendo la misma. No se debe pensar que al poseer piezas dentales no naturales, no es tan importante el cepillado dental regular.

Con el fin de evitar acumulación de placa bacteriana, dañar la prótesis, enfermedades en las encías y afectar a alguna pieza dental natural, los profesionales de Vivanta aconsejan:

Cepillar los dientes luego de cada comida y seguir usando un enjuague bucal

Si se usa una prótesis extraíble, se recomienda extraerla para poder limpiarla mejor y hacer uso de cepillos específicos para prótesis

Asegurarse de limpiar las partes metálicas de las prótesis extraíbles para eliminar la acumulación de restos de comida.

Para los pacientes que usan algún tipo de adherente, asegurarse que en la limpieza de la prótesis, se elimine cualquier resto del producto.

Extraerla antes de dormir y guardarla en un recipiente agua o producto destino para ello, pero nunca guardarla en seco

El masajear las encías estimula el riego sanguíneo. Esto favorece la salud de la encía y previene la reabsorción.

¿Necesitas ayuda?

Llámanos gratis al 900 923 923