900 923 923

¿Cuales son los riesgos de los implantes dentales?


Si te planteas realizar un implante de hueso dental, sus riesgos pueden echarte atrás. Sin embargo, los implantes dentales tienen más beneficios que perjuicios y, aunque es necesario conocer los riesgos para actuar en consecuencia, si necesitas realizarte un implante, tu salud dental te lo agradecerá.

Otras personas se plantean si poner implantes dentales duele. Aunque el proceso pueda resultar algo molesto, siempre es mejor optar por acometer los problemas dentales cuanto antes.

¿Qué son los implantes dentales?

Los implantes de dientes constituyen un tratamiento en el que se sustituye la raíz del diente por una pieza metálica que se utiliza a modo de tornillo. Dicho tornillo se ancla a un diente que sustituye al original con materiales y aspecto prácticamente idénticos.

Los implantes se realizan en aquellos casos en los que hay problemas dentales, el diente está deteriorado y si no es reemplazado puede llegar a dañar la encía y el hueso. Por ello, aunque inicialmente nos planteemos que riesgos tienen los implantes dentales, no ponérnoslos cuando hay un daño en algún diente puede agravar la dolencia. Entre ellos, merecen tu atención la periodontitis y la pérdida de parte del hueso.

Cuidados básicos

Una vez colocados los implantes, hemos de tener en cuenta ciertos cuidados básicos relacionados con la limpieza y la dieta que llevamos a cabo. A su vez, evitar el tabaco y el alcohol acelerará el proceso de osteointegración del implante al hueso.

En cuanto a los riesgos e inconvenientes que puede plantear la utilización de implantes, estos se resumen en los que te detallamos a continuación:

  • Dificultades en la osteointegración. En un porcentaje muy reducido de los casos (del 2 al 5 %), el implante no es aceptado por el hueso y no llegan a fusionarse correctamente. En estos casos, se retira el implante inicial y se deja que tenga lugar la cicatrización del hueso, para colocar uno nuevo más adelante.
  • Infección en la zona del implante. Esto sucede cuando la higiene no es la adecuada o se consume alcohol y/o tabaco con asiduidad. Esto, ligado a una alimentación no saludable, favorece la aparición de infecciones en la zona.
  • Sinusitis. Dado que la zona de la boca y la nariz están muy próximas, la colocación de implantes puede derivar en una infección nasal. Para prevenir este afección, lo más recomendable es optar por una elevación del seno maxilar para el implante, en lugar de colocarlo directamente.
  • Estética y pérdida de autoestima. Al comenzar un tratamiento de implantes, es posible que uno de los aspectos que más rechazo te produzca sea estar mucho tiempo sin dientes. Sin embargo, es posible colocar unos dientes provisionales antes de implante final. Un hecho que te posibilitará mostrar una bonita sonrisa desde el primer día después de la retirada de tus dientes.
  • Lesión del nervio inferior. Este es, con mucha probabilidad, el peor riesgo al que se enfrenta un paciente cuando hablamos de implantes. En la zona posterior de la mandíbula, es posible que en los casos en los que el hueso sea reducido, se pueda llegar a tocar el nervio. Si esto sucede, tu odontólogo te recomendará retirar el implante y tomar un complejo de vitaminas para favorecer la regeneración del nervio afectado.

En cualquier caso, cuando hay posibilidad de que esto suceda, se realizarán radiografías y TAC con anterioridad para conocer la situación de partida.

Implante de hueso dental y riesgos asociados han de ser tenidos en cuenta antes de decantarte por un tratamiento de estas características. No obstante, si tu odontólogo te recomienda realizarlo, porque se pueden provocar daños mayores, es preferible implementarlo y seguir todas sus indicaciones para así prevenir complicaciones. La mayoría de las personas están satisfechas tras la colocación de sus implantes, al no haber ningún tipo de perjuicio tras el tratamiento

¿Necesitas ayuda?

Llámanos gratis al 900 923 923