900 923 923

¿Es posible corregir las orejas sin cirugía?


Hasta hace muy poco tiempo era prácticamente imposible corregir las orejas sin cirugía. Pero en la actualidad, si tienes orejas de soplillo, debes saber que se abren una serie de opciones para poder olvidarte de este problema.

Las orejas despegadas se perciben muy separadas de la cabeza y, sobre todo en las personas que llevan el pelo corto, son muy visibles. En el caso de los niños, esto suele ser objeto de mofa o burla entre sus compañeros e influye directamente en el desarrollo de su autoestima.

Algunos métodos caseros para corregir las orejas sin cirugía

Entre las personas que tienen unas orejas prominentes, solo el 50 % de ellas son detectadas inmediatamente tras el nacimiento, pues lo normal es que sea un problema que se tarda algún tiempo en apreciar. A pesar de ello, para corregirlo algunos estudios recomiendan comenzar un tratamiento lo antes posible mediante dispositivos que mantengan corregida la posición durante las primeras etapas de la vida.

El problema es que corregir las orejas del bebé puede ser complicado, ya que los remedios caseros suelen necesitar algún tiempo y, para que funcionen, los pequeños deben mantenerse prácticamente inmóviles. No obstante, siempre es positivo probarlos cuando el cartílago no está formado, porque resulta más sencillo de corregir.

Una de las primeras cosas que se pueden hacer es estar pendientes de que duerman con la oreja colocada correctamente en la almohada y que no esté doblada hacia afuera. También existen algunas tablillas que pueden dar forma a la oreja.

Por otro lado, existen pegatinas con las que se pueden disimular las orejas de soplillo, aunque estos adhesivos se suelen despegar al cabo de uno o dos días, por lo que tienden a utilizarse sólo en momentos puntuales. La contrapartida de esta solución es que puede irritarte la piel y que, aunque es una gran oportunidad para ver cómo quedarían tus orejas tras una cirugía, no te ofrecerán un resultado permanente.

Otra de las opciones es utilizar unas prótesis de silicona transparentes que se fijan a la oreja y a la cabeza con adhesivos hipoalergénicos. Se tata de dos láminas que se pegan y tienen un tamaño inferior a una lentilla. El sistema es totalmente indoloro, se venden en farmacias sin necesidad de prescripción médica y se puede utilizar para todo tipo de personas y edades, a partir de los tres primeros meses de vida.

¿Hay otras alternativas para corregir las orejas de soplillo?

Cuando no funcionan los remedios caseros ni ninguna de las técnicas más novedosas, se puede recurrir a la cirugía como corrector de orejas. La que más ampliamente se ha utilizado para corregir las denominadas orejas de soplillo es la otoplastia. Esta intervención tiene un alto porcentaje de éxito y es un procedimiento seguro.

Pero esta cirugía no sólo puede realizarse en niños, sino que hay muchos adultos que también solicitan modificar la forma de sus orejas para dejar de tener que disimularlas o evitar exponerlas con frecuencia. Ya hemos mencionado que a los niños esto les puede ocasionar problemas sociales, pero esto también puede pasarles a las personas adultas.

De hecho, la satisfacción en los adultos tras una otoplastia es sorprendente. Está indicada para corregir las orejas caídas, los lóbulos grandes, las orejas grandes o pequeñas y aquellas que presentan alguna deformidad. La intervención apenas deja secuelas, ya que solo te recordará el estado anterior una pequeña cicatriz detrás de la oreja que pasa totalmente desapercibida.

En definitiva, corregir las orejas sin cirugía es posible en ocasiones, aunque si no te da resultado, siempre podrás optar por la otoplastia si la forma de tus orejas supone un problema para ti.

¿Necesitas ayuda?

Llámanos gratis al 900 923 923