900 923 923

Consejos antes de realizar un bypass gástrico


En este post queremos hablarte del bypass gástrico, una técnica quirúrgica que ha venido usándose durante más de 25 años con excelentes resultados. Está indicada en aquellos casos en los que quiere corregirse la obesidad y no ha sido posible lograrlo por otros medios.

Como en cualquier intervención electiva, cuanto más preparado estés como paciente, mayores serán las posibilidades de obtener resultados favorables

Un tratamiento para el sobrepeso y la obesidad

El propósito de la operación es disminuir la cantidad de alimentos que se ingieren y su absorción. Para ello se reduce el tamaño del estómago y se restablece su conexión con un tramo de intestino posterior.

Beneficios del bypass gástrico

Este procedimiento está indicado cuando el Índice de Masa Corporal o IMC es mayor de 45 o hay enfermedades metabólicas como la diabetes tipo II.

Con él logramos empezar la pérdida de peso casi inmediatamente después de la intervención, y además de forma sostenida. Y hemos comprobado que el éxito al combatir el sobrepeso y la obesidad es mayor que el alcanzado con otros procedimientos similares.

Preparación para el procedimiento quirúrgico

Pero para vivir plenamente los beneficios del bypass gástrico debes tener en cuenta algunos factores antes de someterte a la intervención. Todos ellos podemos tildarlos de muy importantes.

Brindar toda la información a tu cirujano

Debes comunicar al cirujano todos los datos relacionados con tus antecedentes familiares y personales. Igualmente debe estar enterado de tus hábitos, medicaciones que tomas, enfermedades o cirugías previas…, en fin, te aconsejamos no omitir nada. Esto tiene como propósito evitar las complicaciones que puedan surgir por manejar una información incompleta.

Esta comunicación será más efectiva si mantienes una relación estrecha con tu cirujano, lo que os brindará suficiente confianza mutua de cara a lograr un resultado óptimo.

Preparación mental

El conocimiento pleno de lo que está por llegar y la actitud con la que lo afrontes son fundamentales para que tengas una buena recuperación.

Es importante que hagas todas las preguntas necesarias para comprender el procedimiento, sus pros y sus contras. En ocasiones, una evaluación psicológica puede ser conveniente para adquirir más fortaleza. También puede ser una buena idea unirte a un grupo de apoyo.

Preparación física

Ejercitarse vigorosamente no es posible en la mayoría de los casos de obesidad. Pero sí es posible llevar una vida más activa durante unas semanas antes de la intervención. Caminar, ir al parque, usar las escaleras y estar menos tiempo sentado son maneras de sumar actividad y de tener mejor circulación y capacidad pulmonar antes de la cirugía.

También puedes hacer rutinariamente algunos ejercicios de relajación con el fin de eliminar el estrés, algo que puede ser perjudicial. Esto te ayudará a relajarte también en el posoperatorio.

Dejar de fumar

Te aconsejamos suprimir el uso del tabaco al menos un mes antes y un mes después de la intervención. Ya que buscas tener una vida más saludable con esta operación, quizá sea el momento de dejar el hábito definitivamente. 

Abandonar el tabaquismo previene alguna complicación pulmonar como la atelectasia. Además, la cicatrización de los tejidos afectados durante la intervención será mucho más rápida y tendrás menor probabilidad de sufrir infecciones. 

Alimentación

Si bien no debes comer nada ni beber líquidos en las horas previas a la intervención, también es conveniente seguir una dieta unas semanas antes.

Para esto deberás aumentar el consumo de proteínas, vitaminas y minerales con objeto de preparar el organismo para la intervención. Además, te recomendamos que evites gaseosas, café, alcohol y grasas durante las semanas previas.

Apoyo familiar

Un posoperatorio se lleva mucho mejor si estás acompañado de tus seres queridos. Pueden estar o no de acuerdo con el procedimiento, pero es importante que estén enterados y que cuentes con compañía en casa, al menos los primeros días.

Por ello es importante que compartas la información que tienes sobre el procedimiento. También uno de tus familiares puede acompañarte a la consulta del cirujano y aprovechar la oportunidad para aclarar sus propias dudas.

En casa

Regresar al hogar después de una cirugía y tener que emprender labores domésticas no es una buena idea. Hay que dejar la casa limpia, la ropa lavada, las sábanas cambiadas y la despensa llena para no tener que salir a comprar nada. De igual manera, debes tener preparada la medicación que se te indicó para el posoperatorio. Todas estas son tareas que hay que hacer antes de la operación.

La dieta del posoperatorio

Después de la intervención deberás seguir una dieta líquida en la medida en que se te indique. Para poder cumplirla, es importante que dispongas de este tipo de alimentos en tu cocina antes de operarte.

Entre ellos están sopas, caldos y cremas, fruta congelada para preparar licuados, purés de verduras, gelatinas bajas en azúcar, bebidas con contenido electrolítico elevado, yogur líquido, agua mineral…

En definitiva, creemos que el bypass gástrico es una intervención que te ayudará a llevar una vida más sana y placentera. Por ello, el mejor momento de empezar a vivirla es desde antes de la operación.

¿Necesitas ayuda?

Llámanos gratis al 900 923 923