900 923 923

Cómo cuidar la piel en invierno.


Las condiciones climatológicas extremas del invierno como el frío y el aire seco característico de esta estación del año, sumado a los cambios de temperatura entre el interior de nuestro hogar o de la oficina y el exterior, pueden provocar que nuestra piel sufra daños, pierda su brillo y su luminosidad teniendo una apariencia opaca y sin vida. Por este motivo, es muy importante protegerla y cambiar nuestra rutina de cuidados en invierno, para minimizar los posibles daños. A continuación te diremos como cuidar la piel en invierno.

Los cambios bruscos de temperatura pueden causar efectos contrarios en la piel lo que provoca su deterioro. Por un lado el calor hace que los vasos sanguíneos se dilaten mientras que el frío contrae los capilares, es por esto que la salida a la calle después de haber estado en un ambiente cálido provoca una alteración en la cantidad de oxígeno y nutrientes que llegan a las capas de la piel, provocando la aparición de signos de envejecimiento precoz, rojeces o el fenómeno de la cuperiosis, la cual se manifiesta por la aparición de capilares dilatados y de irritaciones.

A su vez, las bajas temperaturas hacen que la piel pierda su capacidad para retener la humedad, lo que provoca la deshidratación de la dermis. Además, nuestros hábitos durante los días más fríos del invierno, como las largas duchas de agua caliente o la exposición a la calefacción del hogar  tampoco contribuyen a tener la piel cuidada y en su máximo esplendor. Los dermatólogos recomiendan no tener una temperatura superior a los 22 grados en casa para evitar la posible sequedad que producen estos sistemas.

Desde Vivanta queremos ofrecerte una serie de consejos para que presumas de piel esta temporada.

Cuidar la piel en invierno

La base principal del cuidado en esta época del año debe ser la hidratación de la piel. Uno de los errores más comunes suele recaer en utilizar solo crema hidratante para el rostro, olvidando otras partes del cuerpo como los labios, las manos etc. Por este motivo, en el caso de los labios es necesario complementar nuestra rutina de hidratación con el uso de bálsamos labiales, además de evitar mojarlos con la saliva porque, aunque nos pueda parecer que ayuda en la hidratación, tiene el efecto contrario causando la sequedad y la tirantez típicas del invierno, sustituyendo este gesto por el uso del bálsamo en el momento que comencemos a notar los primeros síntomas.

Además de hidratar el rostro, es fundamental no dejar de usar el protector solar, ya que aunque asociemos este producto con las vacaciones, la playa, el sol y el verano, en invierno seguimos recibiendo radiación ultravioleta que es la gran responsable del envejecimiento de la piel y en los casos más graves, puede provocar el desarrollo del cáncer de piel.

Por otra parte, aunque sea uno de los pequeños placeres diarios en invierno, debemos evitar las largas duchas o baños de agua muy caliente, ya que las altas temperaturas pueden producir el mismo efecto sobre la piel que el frío y deshidratar la piel provocando una apariencia reseca. Por esto debemos finalizar el rito del baño con lociones corporales con fórmulas enriquecidas con ingredientes naturales como el aceite de coco o la leche.

La alimentación es otra de las claves a la hora de mantener la piel bonita, por ello es necesario consumir una mayor cantidad de frutas, verduras ricas en vitamina C y antioxidantes, ya que estos compuestos ayudan a la regeneración celular de la piel y evitar la aparición de los temidos signos de envejecimiento.

Además en nuestras clínicas de medicina estética encontraras tratamientos médicos para retrasar los efectos del envejecimiento y que tu piel se vea hidratada y tonificada este invierno como la Mesoterapia facial. Este tratamiento actúa de forma profunda sobre los fibroblastos, preservando la elasticidad de la piel y de manera superficial sobre los queratinocitos, lo que ayuda a proteger la piel de los agentes externos, algo que como hemos visto es fundamental en esta estación meteorológica.

https://www.vivanta.es/mesoterapia-facial

¿Te ha gustado nuestro post sobre cómo cuidar la piel en invierno? ¡Compártelo en las RRSS!

¿Necesitas ayuda?

Llámanos gratis al 900 923 923