900 923 923

Comida sana antes y después del balón intragástrico


Someterse a una operación de balon intragastrico implica una recuperación donde los cuidados y la dieta son primordiales. Una mala gestión de la alimentación después de la intervención puede dar al traste con los resultados.

Ingerir comida saludable con un balon intragastrico antes y despues nos ayudará a perder peso de forma más rápida y eficaz.

Cuidados para el balón intragástrico

En primer lugar, hay que tener en cuenta el objetivo de este tipo de operación, que en este caso es doble: disminuir el peso del paciente y reeducar sus hábitos alimentarios. Para ello, se recomienda que, de forma previa y posterior a la operación, el paciente trabaje en la comprensión de lo que implica alimentarse mal, y de la importancia de seguir unos hábitos saludables de ahí en adelante.

El balón gástrico se introduce sencillamente en un proceso con sedación, que además no requiere cirugía. Sin embargo, hay que tener en cuenta que se trata de un objeto que el cuerpo detecta como extraño, por tanto, intentará rechazarlo. Esto provocará sensación de malestar en algunos casos, náuseas e, incluso, vómitos, pero se trata de síntomas que forman parte del postoperatorio normal.

A medida que el balón sea aceptado por nuestro estómago y el resto del organismo, podremos ir introduciendo líquidos, semisólidos y, finalmente, sólidos. Durante ese proceso averiguaremos qué técnicas de cocina toleramos mejor en función de cada alimento.

Asimismo, se destacan una serie de consejos muy sencillos de implementar que solo requieren de tu fuerza de voluntad. En primer lugar, es recomendable que comas despacio. Esto te ayudará a digerir bien los alimentos. También, la hidratación resulta fundamental y ha de hacerse con líquidos como agua, tés o zumos sin azúcares añadidos. Las bebidas con alcohol, gas o azúcar quedan totalmente fuera de la dieta. Por último, resaltar que una planificación de las comidas puede ser especialmente interesante para evitar la ansiedad y los atracones.

Beneficios dieta saludable

Consumir comida sana nosayudará, por un lado, a disminuir de peso, a la vez que los alimentos ingeridos tendrán menos probabilidades de ser rechazados. Además, como decíamos, lo más importante es que el paciente aprenda a comer correctamente, y desarrolle hábitos que deberá seguir una vez que se elimine el balón 8 meses después.

La dieta que se recomienda seguir en este caso es la siguiente:

  • La primera semana consumiremos únicamente alimentos líquidos, como yogur líquido, leche desnatada, caldos sin grasa, caldo de verduras, agua, zumos naturales u otro tipo de batidos saludables. Como es lógico, en esta semana será necesario suplementar esta dieta líquida con proteínas en forma de cápsulas.
  • La segunda semana pueden comenzar a incluirse alimentos semilíquidos. Entre ellos, podemos destacar la gelatina, yogures, sémola de trigo o purés de verduras con más cantidad de agua de lo normal. La idea es ir introduciendo poco a poco estos alimentos para que el estómago comience a tolerarlos.
  • La tercera semana comienza a probarse con purés más consistentes a base de proteína animal (pescado, pollo, pavo, huevos o quesitos). También pueden introducirse cereales o galletas saludables mojadas en leche.
  • En la cuarta semana la idea es llevar una dieta blanda. Para ello se utilizarían los alimentos de la semana anterior, pero masticándolos directamente y no en puré.
  • De la quinta semana en adelante, ya se introducirán más alimentos, aunque en pequeñas dosis. Las verduras al vapor o en ensalada, o fruta fresca sin piel.

En definitiva, colocar el balon intragastrico es una operación que ayuda a las personas con sobrepeso. Sin embargo, la recuperación después de ponérselo implica ingerir comidas saludables. Esto se debe a que la dieta constituye uno de las principales recursos de soporte para lograr la mejoría total tras la operación.

¿Necesitas ayuda?

Llámanos gratis al 900 923 923