900 923 923

Carboxiterapia en ojeras y bolsas: qué es y cómo funciona


Una mirada descansada es esencial para mostrar la belleza real de un rostro. Si tienes tendencia a las ojeras y bolsas, puede que te convenga recurrir a un tratamiento que te ayude a eliminarlas y a reducir la pigmentación de esta zona de forma sencilla y sin efectos secundarios negativos para tu piel. Te explicamos las ventajas que ofrece la aplicación de la carboxiterapia en ojeras.

Qué es la carboxiterapia y su tratamiento

La carboxiterapia es un tratamiento no quirúrgico basado en la aplicación de dióxido de carbono en forma de inyecciones en la zona de las ojeras. Se trata de un procedimiento con recuperación rápida, del que podrás comprobar sus resultados en muy poco tiempo.

Cómo funciona la carboxiterapia en ojeras

Si eliges este tratamiento debes saber que se te introducirá dióxido de carbono dentro de la piel que forma las ojeras y bolsas a través de diversas inyecciones. El gas se extenderá por toda la zona y empezará a trabajar a baja presión.

La principal acción del dióxido de carbono introducido es mejorar la circulación sanguínea de la zona. Esto hace que los tejidos se oxigenen también y, por lo tanto, que se revitalicen. De esta manera, se estimulan igualmente a las células de la piel para la creación de más colágeno. Además, también ayudará a drenar con más efectividad las toxinas acumuladas, por lo que la apariencia de la piel mejorará en general.

Asimismo, no hay que olvidar que la sangre oxigenada ayuda a que los nutrientes lleguen sin problema a toda la zona. Esto hace que incluso los pequeños capilares debajo del ojo se reactiven. De esta manera, desaparece el color oscuro debajo del ojo característico de las ojeras.

¿Cuántas sesiones se necesitan?

Lo cierto es que no hay una única respuesta para esta pregunta, ya que la carboxiterapia, su tratamiento y sus resultados dependerán de cada persona.

Si tienes ojeras y bolsas muy marcadas, es posible que necesites alrededor de 5 sesiones para ver resultados claros en tu rostro. Si el problema es menor, lo normal es que entre 1 y 3 sesiones basten para corregirlo. Independientemente de la duración del procedimiento, siempre debes respetar un período de 10 días de descanso entre cada sesión a la que te sometas.

¿Es doloroso el tratamiento?

Muchas personas al escuchar hablar de inyecciones en la piel piensan que este tratamiento puede ser doloroso, pero la verdad es que las personas que han probado este tratamiento solamente refieren unas ciertas molestias en forma de hormigueo. Esto se debe a que el dióxido de carbono, al entrar en contacto con la epidermis y estimular la circulación sanguínea, provoca cierta sensibilidad.

El antes y después de las ojeras

¿Te preguntas si vas a notar mucha diferencia después de hacerte el tratamiento? La carboxiterapia y sus resultados te sorprenderán. La mayoría de los pacientes notan mejoría incluso después de la primera sesión. A partir de aquí, perciben cómo la pigmentación de la zona se va aclarando progresivamente y cómo el líquido que tiende a acumularse también disminuye poco a poco.

El grado final de eliminación de las ojeras y bolsas depende de cada caso en concreto, pero siempre percibirás un antes y un después en tu rostro después de someterte a este tratamiento.

¿Tiene efectos secundarios?

Tampoco tienes que preocuparte excesivamente por los efectos secundarios de este tratamiento, ya que se trata de un procedimiento seguro que, salvo contraindicaciones, en el peor de los casos puede provocar un pequeño enrojecimiento o hematoma que desaparecerá rápidamente.

Eso sí, es necesario tener en cuenta que la carboxiterapia no está recomendada en pacientes con problemas cardíacos, con reacciones alérgicas en la piel, embarazadas e hipertensos.

¿Quieres saber si la carboxiterapia es el tratamiento indicado para tus bolsas u ojeras? ¡No dudes en consultarlo gratuitamente con los profesionales de Vivanta!

¿Necesitas ayuda?

Llámanos gratis al 900 923 923