900 923 923

¿Qué debes saber antes de hacerte una cirugía de aumento de pecho?


La mamoplastia es una de las cirugías más demanda tanto a nivel nacional como internacional, y aunque la edad es un factor cada vez más irrelevante, suele ser más común entre mujeres de 35 años o menos.

Esta cirugía tiene la finalidad de mejorar la forma y el tamaño del pecho de la mujer a la vez que se le aporta más volumen. En ella se coloca una prótesis detrás de la glándula mamaria o detrás del músculo pectoral. Se intervine en el hospital con anestesia general.

Como en cualquier operación, es necesario estar preparado física y psicológicamente. Si estás leyendo este artículo, probablemente te hayas decidido a someterte a un implante de senos y, por tanto, vamos a ofrecerte algunos consejos pre y post operatorio que debes tener en cuenta.

Tipos de implantes y formas

Para asegurarnos los mejores resultados, hay que tener en cuenta algunas fases clave antes de operarse, como son la forma y el tipo de implante. 

Tipos de implantes:

Según la composición de las prótesis mamarias podemos distinguir dos tipos de implantes:

> Gel de silicona. Es el más utilizado en la actualidad. Su beneficio principal es que está compuesto de un gel de alta cohesividad. Esto significa que, aunque se produjese una rotura se mantendría en su mismo lugar. Se recomienda una revisión anual a través de resonancia magnética.

> Suero fisiológico. Son menos utilizadas por ser más propensas a roturas. No obstante, ante una posible fuga el relleno será absorbido por el cuerpo gracias a su solución compuesta por sal y agua. Su principal beneficio es que su implantación es más sencilla, reduciendo la incisión que hay que realizar.

Forma de las prótesis:

Según la apariencia que quieras conseguir en tu nuevo pecho, tendrás que elegir entre:

> Prótesis anatómicas. Están diseñadas para dar un aspecto más natural, y en muchos de los casos, son utilizados con el fin de realizar una reconstrucción mamaria.

> Prótesis redondas. Ha sido el formato más utilizado durante los últimos años, aunque actualmente la tendencia tiende hacia las prótesis anatómicas. Este implante es de forma redonda y hace aumentar el volumen de manera simétrica.

Pre-intervención

Las revisiones antes de la intervención son necesarias para entrar al quirófano con la mejor salud posible. Por ello, debemos estar seguros de que los senos están sanos a través de un examen mamario.  Una vez superado con éxito, debemos realizarnos una revisión completa de nuestro estado de salud.

En último lugar el cirujano plástico explicará a la paciente todas las recomendaciones que debe seguir durante los días anteriores a la cirugía, entre ellas no fumar o tomar determinados medicamentos. Además antes de la operación es el momento de resolver todas nuestras dudas acerca de la intervención.

Empieza el postoperatorio

Para terminar, hay que tener en cuenta que el postoperatorio exige muchas indicaciones a seguir, y estar en un ambiente relajado te ayudará a tener una recuperación óptima.

Después de la intervención hay ciertas molestias que no empezarán a remitir hasta pasados unos tres días, aunque lo habitual es poder hacer vida totalmente normal en 7 días, 10 como máximo.

No obstante, habrá actividades que exigen más movimiento y para las que haya que esperar en torno a 4 semanas, por ejemplo, practicar deporte. 

Si sigues estas pautas tras tu cirugía de aumento de senos, sólo tendrás que preocuparte por recuperarte. Y verás que en muy pocos días podrás disfrutar de tu nueva imagen.

 

¿Necesitas ayuda?

Llámanos gratis al 900 923 923