900 923 923

Abdominoplastia, reduce de manera eficaz la flacidez abdominal


Las características de la abdominoplastia antes y despues la convierten en uno de los mejores procedimientos quirúrgicos si eres de esas personas que sufren de un exceso de piel o de flacidez en la zona del abdomen. ¿El objetivo? Devolverle a tu abdomen una apariencia más firme y plana.

¿Qué es la abdominoplastia?

La abdominoplastia consiste en la reparación completa de la flacidez abdominal recurriendo a la eliminación de grasa y de piel excesivos. Al mismo tiempo, se tensan los músculos abdominales, logrado con ello que el abdomen vuelva a tener una forma plana, y presente una mayor firmeza. Cuando terminamos la operación, el ombligo es reinsertado nuevamente como parte de la piel, logrando un resultado natural e inapreciable a simple vista.

Este tipo de operación está diseñada para el tratamiento de personas que presentan obesidad y que, tras una extracción masiva de grasa, se produce en la zona del abdomen un exceso de piel, con gran flacidez. También está indicada para los casos en que la grasa acumulada en la zona abdominal es persistente pese a la dieta y el ejercicio, y se necesita eliminar michelines anti estéticos. Las mujeres que han pasado por más de un embarazo, y que pueden manifestar una dilatación de su piel y musculatura irreversible, pueden aprovechar esta operación para corregir dichos problemas.

Proceso quirúrgico

De cara a afrontar una abdominoplastia, necesitas cumplir ciertos requisitos antes de la fase preoperatoria:

  • Tu estado de salud debe ser bueno en general.
  • Tener la fuerza de voluntad que se necesita para mantener un estilo de vida saludable tras la cirugía.
  • No tener planes de embarazo a corto plazo.
  • No fumar, pues aumenta notablemente el riesgo de necrosis.

Una vez que se han cumplido estas condiciones y nuestro equipo aprueba tu caso para la operación de abdominoplastia, ya podemos empezar el proceso. La intervención la realizaremos de manera ambulatoria o en un hospital concertado, y utilizaremos anestesia epidural o general, según el caso. La intervención consta, básicamente, de cinco pasos diferenciados:

  • Hacemos una incisión en la parte baja de tu abdomen, por encima de la zona del púbis y extendiendo hacia las caderas, según sea la cantidad de piel que sea necesaria retirar. A continuación, llevamos a cabo la dermolipectomía, es decir, la retirada de la grasa y la piel excesivos.
  • En el siguiente paso iniciaremos la reconstrucción del abdomen recurriendo a la plicatura, una técnica mediante la que unimos y reforzamos con suturas los músculos de la pared de tu abdomen, dejándolos rectos. Corregimos estos músculos porque en los casos de obesidad o durante el embarazo se suelen distender, formándose una hernia en ellos que se conoce como diástasis del músculo recto del abdomen.

Pasamos a cerrar mediante sutura de la piel formada en la operación.

  • El siguiente paso lo denominamos neoumbilicoplastia, y se trata de reintegrar el ombligo. Es imprescindible en aquellos casos en los que ha habido que extraer grandes cantidades de piel.
  • La abdominoplastia finaliza con una liposucción de los flancos del abdomen y las caderas, para que quede remodelado a gusto el contorno de tu cuerpo.
  • Tras la abdominoplastia la recuperación requerirá de tu reposo absoluto durante al menos una semana, es decir, sin poder acudir a trabajo. Llevarás una faja especial elástica durante el tiempo que te recomendemos, y que servirá para garantizar una recuperación correcta y más rápida. Para ayudar en la eliminación de líquidos tras la operación, es posible que apliquemos drenajes por el tiempo de una semana.

Puedes tener la garantía de que los beneficios de la abdominoplastia antes y después redundarán en tu salud.

¿Necesitas ayuda?

Llámanos gratis al 900 923 923